Comunicado del Presidente del Consejo Moral Republicano con motivo de decisión del Consejo de Defensa de la Nación

 

En atención a lo establecido en el artículo 16, numeral 3 de la Ley Orgánica del Poder Ciudadano, paso como Presidente del Consejo Moral Republicano a fijar posición con respecto a los hechos acaecidos en los últimos días por la controversia de poderes surgida con motivo de las sentencias 155 de fecha 28-03-2017 y 156 de fecha 29-03-2017 emanadas de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia.

Como es conocido, el ciudadano Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, convocó el pasado viernes al Consejo de Defensa de la Nación con la finalidad de dirimir la situación surgida con motivo de las opiniones encontradas surgidas entre dos instituciones claves del Estado venezolano.

Tras una reunión en la que estuvieron presentes diversos jefes y representantes de los Poderes Públicos nacionales, el Consejo de Defensa de la Nación, en comunicado emitido el 1 de abril, entre otras apreciaciones, exhortó al Tribunal Supremo de Justicia a revisar estas decisiones, con el propósito de aclararlas y mantener la estabilidad institucional y el equilibrio de poderes, mediante los recursos contemplados en el ordenamiento jurídico venezolano.

En este sentido, el TSJ, como máximo y último interprete de la Constitución de la República, procedió el mismo 1 de abril a aclarar de oficio las referidas decisiones, a través de las sentencias 157 y 158, mediante las cuales se suprime la cautelar 5.1.1. de la Sentencia Nº 155 referida a la Inmunidad Parlamentaria y se suprime el punto 4.4. del dispositivo de la sentencia Nº 156 referido las competencias parlamentarias.

En base a estos eventos, como Presidente del Consejo Moral Republicano, deseo manifestar lo siguiente:

1o. Saludar la rápida actuación de los poderes públicos a los fines de solventar esta situación que pudo desencadenar en nuevos episodios de asedio contra nuestro país por parte aquellos sectores nacionales e internacionales que buscan generar conflictos y enfrentamiento entre venezolanos.

2o. Reconocer la iniciativa tomada por el Presidente de la República, como Jefe del Estado venezolano, de convocar a un espacio de diálogo que permitiera superar esta situación de diferencias, a los fines de resolverla en beneficio del colectivo nacional.

3º. Manifestar que en Venezuela existe la separación de poderes e impera un estado democrático y social de derecho y de justicia, en el cual, por mandato del artículo 136 constitucional, los órganos que ejercen el poder público deben colaborar entre si en la realización de los fines del Estado.

4o. Destacar la amplia capacidad de diálogo y cooperación que mostraron las autoridades de los distintos poderes del estado para superar esta controversia, en el marco de los mecanismos constitucionales y con vistas a garantizar la paz de la República y la preservación del estado social de derecho y de justicia que nos rige.

5o. Felicitar el buen funcionamiento de los contrapesos institucionales previstos en nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que una vez más han asegurado la estabilidad de la nación.

6o. Insistir en que son los mecanismos del diálogo, el debate pacífico de las ideas, la concordia nacional y el respeto mutuo con el cual los venezolanos y venezolanas hemos sido capaces y lo seremos en el futuro, de solventar nuestras diferencias y acordar las medidas que nos permitan avanzar hacia un futuro libre de confrontaciones.


Tarek William Saab

Presidente del Consejo Moral Republicano

 

Información Adicional